Cómo configurar el altavoz

Independientemente de tu presupuesto, hay varias formas de sacar el máximo partido a tus altavoces, incluso si tu sistema de audio doméstico consiste en un único altavoz Bluetooth pequeño o un par de estéreo de estantería. Sigue estos consejos para conseguir una diferencia que podrás escuchar.

Encontrar el punto óptimo

Tanto si se trata de un par de altavoces estéreo como de una configuración 2.1 (dos altavoces y un subwoofer) o incluso de un sistema de sonido envolvente 5.1 (cinco altavoces y un subwoofer), el concepto de colocación de los canales izquierdo y derecho es importante y fácil de entender.

Imagina un triángulo equilátero: Tu cabeza es un punto, el altavoz izquierdo es otro y el derecho es el tercero. Las distancias que existen entre tu cabeza y el altavoz izquierdo deben ser iguales a las del altavoz derecho, y el altavoz izquierdo y el derecho deben estar a la misma distancia.

Esto garantiza una imagen estéreo precisa y proporciona a los altavoces una distancia suficiente entre sus transductores y tus oídos para dispersar adecuadamente las ondas sonoras. El lugar en el que se encuentra la cabeza en este sencillo esquema suele denominarse «el punto dulce».

Los subwoofers pueden colocarse en distintas ubicaciones según su construcción y potencia. Percibimos las frecuencias bajas más profundas, que consisten en ondas sonoras más largas, como menos direccionales que las frecuencias altas, que consisten en ondas más cortas. Nuestros oídos no tienen problemas para percibir la dirección de la mayoría de las frecuencias altas, y en realidad son bastante malos para localizar la fuente de las frecuencias bajas profundas.

Así que la colocación de un subwoofer tendrá más que ver con su volumen y, por supuesto, con la comodidad. Prueba a colocarlo en un par de lugares diferentes de la habitación para encontrar lo que mejor funciona.

 

Imagen original de Rolling Stones

El canal central (o «de diálogo») de una mezcla de sonido envolvente debería ir, como es lógico, en el punto muerto entre los altavoces izquierdo y derecho, y los altavoces de sonido envolvente traseros deberían estar idealmente a la misma distancia de tu cabeza, aunque podrían estar a mayor o menor distancia entre sí que de ti. Una vez más, los muebles, los cables que pasan por el suelo y otros factores influyen en muchas configuraciones.

La pieza más importante del rompecabezas es la colocación de los altavoces izquierda-derecha, y acercarse lo más posible al punto óptimo. Obviamente, si incluso dos personas están sentadas una al lado de la otra, ninguna de ellas puede estar exactamente en el punto dulce teórico, pero si se busca una configuración perfecta, sonará mejor para todos, sin importar dónde estén.

Y sí, las habitaciones pueden alterar mucho el sonido. Una sala que no tenga más que superficies reflectantes probablemente sonará viva y brillante (tal vez hasta cierto punto), mientras que una sala cubierta de alfombras y muebles de tela suele absorber esas frecuencias más altas y opacar un poco la firma sonora. Tenlo en cuenta a la hora de decidir dónde colocar los altavoces.

Todo sobre los ángulos

Como ya hemos dicho, nuestros oídos captan las frecuencias más altas de una forma mucho más direccional que las bajas. Por eso, cuando ves un altavoz con un tweeter colocado por encima de un woofer, el fabricante está tratando de facilitar la alineación de ese tweeter con el nivel de tus oídos.

Evidentemente, la altura del sofá o de la silla juega un papel importante, y ayuda a determinar la altura necesaria para los soportes de los altavoces, o si una mesa o un estante serán adecuados.

Poner un altavoz de lado también puede ayudar a que los tweeters coincidan mejor con tus oídos en ciertos escenarios. Lo ideal es trazar una línea paralela al suelo desde el centro del altavoz de agudos hasta sus oídos.

Para ello, verás muchos altavoces «todo en uno», a menudo portátiles, que tienen tweeters que se proyectan hacia arriba, pero en ángulo. La intención es que encuentres una superficie en la que colocarlos que funcione con el ángulo para que los parlantes apunten más o menos hacia tus oídos.

Fiesta de uno

Mientras tu objetivo básico sea alinear los tweeters, si es posible, con tus oídos, las únicas otras preocupaciones importantes para la configuración de los altavoces mono tienen que ver con la colocación.

Para empezar, busca una superficie adecuada:

¿Vibra demasiado -o quizás no lo suficiente- con las frecuencias graves?

Asegúrate también de que no esté tan cerca de una pared u otra superficie reflectante que altere el sonido. Tanto los graves como los agudos pueden verse afectados por la proximidad a las paredes, y esto variará de un altavoz a otro, por lo que es fundamental experimentar con la colocación.

Dado que los altavoces estéreo todo en uno, en general, van a sonar bastante cerca de los altavoces mono (a menos que sean lo suficientemente grandes para una separación significativa de los canales), se aplican reglas similares.

Cuanto más grande sea un altavoz, más espacio querrás tener entre él y la pared. Sobre todo si el altavoz tiene un puerto de graves por el que sale el aire movido por los transductores, ya que un puerto para un woofer va a ser más eficaz y el altavoz sonará menos retumbante si no está apoyado contra la pared.

 

Imagen tomada de Medium

También cabe destacar que muchos de los nuevos altavoces inalámbricos portátiles todo en uno pueden emparejarse con otro altavoz idéntico para crear un par estéreo. Varios fabricantes ya permiten esta opción, y muchos tienen sus propias aplicaciones que hacen que el proceso de emparejamiento de altavoz a altavoz sea relativamente fácil.

Lo importante es saber si los altavoces se emparejan como un grupo estéreo, en el que uno actúa como canal izquierdo y el otro como derecho, o si ambos están en mono.

Por supuesto, ya sabes cómo encontrar el punto óptimo en modo estéreo, y esas mismas reglas se aplican aquí. Pero, aunque no lo creas, el modo mono puede ser preferible para cuando tengas fiestas y los altavoces estén muy separados.

En casos como éste, en el que el punto óptimo se desvanece, es mejor dejar que cada altavoz actúe como su propia fuente de sonido mono, lo que distribuirá el audio de forma más eficaz y uniforme por toda la fiesta.

¿Y las aplicaciones de audio?

Muchos altavoces inalámbricos vienen con sus propias aplicaciones, y algunas tienen efectos especiales que supuestamente mejoran la imagen estéreo, o incluso convierten una señal estéreo en una experiencia de sonido envolvente. En general, estos efectos son débiles, y para escuchar música, recomendamos encarecidamente dejarlos desactivados.

Sin embargo, si tu configuración incluye una barra de sonido, a veces tienen efectos envolventes mucho más efectivos.

Una barra de sonido no conseguirá hacerte creer que hay un altavoz real detrás de ti, pero puede ampliar una imagen estéreo o incluso lanzar algo de sonido fuera de las paredes, permitiendo que los reflejos en la habitación ayuden a crear una sensación más envolvente.

Así que con las barras de sonido (y prácticamente sólo con las barras de sonido), apoyamos que al menos se prueben estos efectos.

El ecualizador, por otra parte, es otra inclusión habitual en las aplicaciones que apoyamos plenamente. Siempre que no te vuelvas loco, el ecualizador de la aplicación puede ser una forma eficaz de atenuar (o potenciar) la respuesta de los graves, conseguir una firma sonora más nítida o contrarrestar los efectos negativos que pueda tener tu habitación en el sonido.

Si tu altavoz no viene con una aplicación, o su aplicación no incluye ajustes de ecualización, hay varias opciones asequibles para teléfonos y tabletas que te permiten ajustar el sonido procedente de tu dispositivo a través de una aplicación de ecualización antes de que llegue a tu altavoz. Nos gustan EQ 10 y Equalizer+ HD.

jeancsantana
El enlace de descarga aparecerá en Segundos Espere, el botón de descarga será visible en unos segundos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.